domingo, 22 de diciembre de 2013

SÓLO TENGO MIS LETRAS



Sólo tengo mis letras,
Para hacerte temblar,
Para tratar de hacer asomar,
La esquinita de tu sonrisa,
Aún sabiendo que no logran,
Ni lograrán jamás,
Tu existencia alegrar.

Sólo tengo mis letras,
Para llorarte en silencio,
Para soportar la realidad,
Para creer lo cerca que estás,
De mi mortalidad,
Pero cierro mis ojos y en la oscuridad,
Aún mi tintero no te logra rozar.

Sólo tengo mis letras,
Y con ellas confundo esta tiniebla,
Con lo tranquilizante y vivificante,
De la anhelante luz,
Para así encontrar mi camino,
E Imaginar que me lees y disfrutas cada verso,
Escurrido por mis dedos..., ¡Qué placer!

Sólo tengo mis letras,
Que a pesar de ser del viento,
Este no se las logra llevar,
Pues sostenidas están,
Cada vez que las acarician tus pupilas de mar,
Que aunque no pueden hablar,
Al leerme te hacen "amar" a esta ilusoria mortal.

No cierres tus ojos
Y yo no dejaré de empuñar mi mano,
Que lo único que desea es poderte acariciar,
Con mis letras que se pierden en tu afán,
Por quererme olvidar,
Sin saber que te siguen,
A donde quieras que vas.


Dedicado a una persona que con sus letras logró marcar de algún modo mi soledad, y que a pesar de la distancia física y emocional, le estaré siempre agradecida a ÉL, mi rockero y caballero melancólico favorito...










lunes, 16 de diciembre de 2013



...

Necesidad de escribir a la melancolía
De no tener,
De no sentir,
De no extrañar
De no amar...

Deseo insaciable, 
De cristalizar letras,
En los oídos aturdidos,
De la soledad nutrida,
Por segundos ensangrentados...

Hambre voraz 
De plasmar,
Vocablos sobre el vacío,
Que caen en el abismo de la  nada,
Y mostrar mariposas extraviadas sin saber volar...

Hacerle el amor a esas palabras,
Que esperan que el anochecer dance,
Para salir a la fuga y solo dejar,
El papel en blanco y roto...

Devorar silencios tiernamente,
Satisfacer el dolor con fonemas absurdos,
Pretendiendo llenar el espacio,
Donde nadie nunca a logrado habitar...

Conjurar versos matando la magia,
La cual presume incansablemente el tan mencionado "amor",
Ese "amor" que no es otra cosa que la tumba del dolor,
En donde sólo se observa una rosa negra y marchita,
Marchitando sueños, renovando silencios...






domingo, 27 de octubre de 2013


" LA ILUSIÓN ES LA HERMANA MAYOR DEL DESENGAÑO" OLIVER WENDELL HOLMES


¿Qué sabes tú de ilusión,
Sí pretendes llenar tu insípido vacío,
Con las ilusiones de otras mil almas?

Mi infierno, es saberte ajeno,
El tuyo no sentir ilusión,
Eres lamento insatisfecho de recuerdos desechos.

Siempre serás incógnita sin respuesta,
podría ser yo esa respuesta,
Pero le temes tanto al amor, que te aferras a la mentira.

¿Qué sabes tú de ilusión?
Si tus noches buscan mi alejada compañía,
Mientras tus pensamientos jalonean ese recuerdo apodado "Ella".

Seguiré amándote en silencio,
Aunque tus palabras insistan en estar,
Y confíen en que mi dolor cobijará tu desilusión.

Pensaré en ti, cada mañana,
Cuando mi café se enfríe,
Y tu irreal ilusión crea que me necesite.

¿Qué sabes tú de ilusión,
Si mi ilusión no es suficiente,
Y no te esfuerzas en amar lo que ya está amado?

Tus heridas estarán siempre abiertas,
Esperando que esas miles de almas te cubran con sus alas,
Mientras te deleitas insatisfecho en esas alas desgastadas y rotas...




lunes, 14 de octubre de 2013


¿PARA QUÉ ESCRIBIR?



¿Para qué escribir?
Sin las curvas de tu mirada,
Sin la desnudez de tu dolor,
Sin el frío de tu invierno.

¿Para qué escribir?
Si tu nostalgia esclaviza mi existencia,
Si tu soledad arremete contra mis posibilidades,
Si tu distancia abraza sutilmente mi añoranza rota.

¿Para qué escribir?
Con tu apatía como coraza impenetrable,
Con tu silencio como escondite de mi valentía,
Con tu olvido como pincel que desdibuja mi esperanza.

¿Para qué escribir?
Cuando tus labios discriminan mis besos,
Cuando tu piel es punzante camino de sufrimiento,
Cuando tu desapego hace vacilar mi poesía.

¿Para qué escribir?...
Mi lápiz te clama,
Mi tinta te llama,
Y tú como hoja en blanco vuelas,
Dejándome en las fauces de esta inservible inspiración.




lunes, 7 de octubre de 2013


TU SILENCIO.

No digas que me amas, 
Si, aún no ves como la luna te clama,
Si, mi verano no lo sientes en tu espalda,
Si, la verdad te duele en el alma.

Deja de decirlo,
Prefiero tu silencio,
Que aunque lastima su misterio,
Es más dulce el dolor en ese mudo destello.

Mis manos despiertan caricias en tu boca,
Pero tus palabras son veneno que las moja,
Rajan mis certezas y las vuelven sombras,
Se funden en el mar de la duda y en su falsedad se ahogan.

Labios liberando mentiras,
De tus pensamientos se inspiran,
Se hacen en mi mente infame poesía,
Atravesando mi vida con su hiriente ironía.

¡Enmudece ya!
Sepulta esta necedad,
Es tu silencio, el que disfraza tu maldita ansiedad,
Y me hace respirar mi inocente realidad.






martes, 10 de septiembre de 2013

BIPOLAR




Hoy te añoro,
Mañana te odio,

Hoy te distingo,
Mañana vago en mi espejismo.

Hoy te deseo,
Mañana eres mi cuerpo cansado.

Hoy te tengo,
Mañana mis brazos son agujeros vacíos.

Hoy te llego,
Mañana, no eres mi rumbo fijo.

Hoy te admiro,
Mañana eres héroe loco de mis historias patéticas.

Hoy te beso,
Mañana, mi saliva es manantial de indiferencia.

Hoy eres presente,
Mañana mi futuro es incierto.


domingo, 1 de septiembre de 2013

Morir en vida…

Esta es la historia de una joven que a sus 27 años de edad aún no conocía lo que era besar unos labios cálidos, o sentir una caricia masculina que erizara su piel haciéndole explotar de placer, no entendía que era el amor, ni sabía que era una ilusión.

Creció en una familia donde el único fruto de “amor” era ella, hija única, cuyo  mundo de infancia se resumía a una madre amorosa, traviesa, juguetona y un padre recto, estricto, conservador, muy parco pero muy trabajador.  Tuvo una niñez fabulosa, pero solitaria, sus únicos compañeros eran sus juguetes y ¡claro! una muñeca que era su cómplice de jugarretas e historias fantásticas que la hacían viajar a mundos y reinos fabulosos y excitantes. Logró disfrutar de un colegio, donde compartió con otras niñas permitiéndole de algún modo no sentirse tan sola, pero ¿quién a esa edad piensa que está solo?

A pesar de eso, ella crecía desapercibida de la triste y cruel realidad, pero se puede decir que en esa época logró vivir…

A medida que el tiempo pasaba y su mente y su cuerpo maduraban, comenzó a darse cuenta de las discusiones innumerables de sus padres, del miedo y terror que le había tomado a su padre por lo irascible que era, pero de algún modo no le hizo caso a esto y ella seguía sumergida en su dimensión de juegos y alegrías.

En el cumpleaños 11, como todos los cumpleaños, no hubo ni fiesta, ni regalos, sólo una torta que se compartía entre su fracturada y silenciosa familia y desde ese momento comenzó a odiar los cumpleaños y a ver esa fecha como un día más del calendario. Al alcanzar esta edad comenzó su bachillerato en el mismo colegio religioso y de sólo  mujeres, allí empezó  a tener “amigas” y a cambiar muñecas y peluches por libros, lápices, cuadernos y unos lentes que la hacían ver como ratón de biblioteca, era excelente en su clase y aunque odiaba las matemáticas lograba sacar buenas notas y superarlas, para nunca defraudar a su padre que no se satisfacía con nada.

Así siguió su vida, del colegio a la casa y de la casa al colegio, en su hogar veía como cada vez su familia se desintegraba como cuando se rompe un vaso y se hace añicos, desde ese instante,  cada día era una muerte lenta, muy lenta, en vez de sentir que vivía,  en cada amanecer moría un poco. En el colegio no era mejor, veía como sus amigas lograban conseguir novios y amigos mientras  ella con sus lentes y su cuerpo rechoncho no socializaba, pues su timidez y su estricto padre jamás le permitieron abrirse al mundo,  pero a pesar de todo aprendió adaptarse a su realidad solitaria y poco amena, a sonreír fingiendo que no pasaba nada.

Al cumplir 15 años, año en que las jóvenes solo quieren tener su fiesta de 15 y bailar con el muchacho que les gusta, esta joven enfrentaba la pérdida de su madre, no murió, sino que se marchó de su lado. Esa noche antes de hacerlo tuvo una conversación con ella, la cual acurrucada en sus cobijas, extrañada y un poco confusa la escuchaba:

-        -  Hija, debes saber que eres el ser más importante para mí, cuando naciste y te tuve entre mis brazos fuiste mi mayor alegría y lo eres aún, nunca pienses que te he dejado de amar, siempre te amaré más que a mi vida.

De sus ojos caían lágrimas que la joven no lograba entender y entre su cansancio le replicó

-   -  Mami, no digas bobadas, no entiendo porque me hablas así, déjame dormir, mañana tengo que madrugar para el colegio y tengo examen.

Y la madre con su llanto encajado en la garganta simplemente respondió:

-          - No te preocupes, descansa, te quiero y te querré siempre.

Después de besarla en la frente,  salió del cuarto.

A la mañana siguiente, su madre no estaba en la casa, se había marchado y no estaba con ella, la joven no lloró, pero ese llanto comenzó a retenerse en sus entrañas por varios años. Al ver el armario de su madre vacío sintió que su alma se partía en mil pedazos, su muerte se renovaba cada vez que recordaba la conversación que había tenido con ella, sus palabras y sus lágrimas, en ese momento, en ese justo instante, su corazón se enfrió y pensó:

-           " No me aferraré a las personas, me convertiré en la persona más fría del planeta tierra".

Desde ese trágico día, su vida cambió para siempre,  aquella madre amorosa y juguetona ya era una extraña, una persona más, que se debía respetar, pero que no inspiraba nada más, tanto fue así, que cuando se presentó el divorcio legal, ella decidió quedarse con su padre, sin saber que se enterraba su propio puñal.
 Su padre también cambió, pero en cierta forma encontró la paz que había perdido, ahora se aferró más a su hija llenándola de todo lo que ella quería, pero asfixiándola, controlándola, aunque siguió siendo muy parco, tan parco que nunca habló con su hija de la partida de su madre, ni del divorcio, para ambos aquella situación nunca pasó y se ocultó en sus silencios y en su indiferencia.

Ella creció sin tener una madre como amiga, se veía con ella, pero era como si estuviera hablando con una pared, tal vez en ese instante no le perdonó su abandono o no comprendió porque lo hizo. Se volvió introvertida, cobarde, con la autoestima en los talones y mucho más tímida de lo que era, (pero jamás lloró), por lo que nunca conoció un novio y llegó a la universidad con su mente llena de tabúes implantados por su padre.

Le dio dificultad hacer amistades, sobre todo con los hombres, ya que venía de un colegio femenino y su padre jamás le permitió tener amigos y además creía que era invisible para los hombres, los cuales no le hablaban, ni la determinaban, siempre buscaban las jóvenes lindas y extrovertidas, dotes que jamás tuvo.  Ella era una joven mujer, muerta en vida, sus deseos y anhelos eran palabras que se las llevaban el viento y el miedo.

Pasó su universidad estudiando fuertemente, obteniendo las mejores notas y evitando cuanta fiesta, rumba o paseo armaban los compañeros de clase, debido al “no” rotundo que siempre encontraba por parte de su padre, y que ella se negaba a refutar por pensar siempre en la tranquilidad y felicidad de él. Su vida no era vida, su juventud se extinguía y ella se hundía en su estudio y en su realidad monótona, donde sus únicas alegrías eran exámenes ganados, materias superadas y semestres alcanzados.

Pasaron los años y ella alcanzó la edad de 27 años, sola, jamás conoció un hombre que la hiciera sentir amada o deseada y los deseos reprimidos junto con el llanto seguían acumulándose en sus entrañas. Su sonrisa juvenil se perdió, como se pierde el sol en pleno día de fuerte tormenta, mientras su boca se marchitaba esperando que alguien la amara y robara su virgen pasión.

La relación con su madre había mejorado pero nunca más pudo verla como madre, ni como amiga, no le contaba sus cosas, ni sus ilusiones rotas, que fueron bastantes, principalmente porque se enamoraba del amor, de amores no correspondidos, de amores irreales, de hombres que nunca la veían, de muchachos inalcanzables.

Igualmente ocurría con su padre, el cual cada día la controlaba mucho más y parecía no importarle su felicidad. Ella pudo comprobar, con esto, la razón por la cual su madre huyó del lado de su padre, sólo que se le olvidó su más preciado amor, ella, esa niña frágil abandonada, la cual dejó sola en ese infierno.

Así entre recuerdos melancólicos, reproches a su felicidad no encontrada, deseos de no seguir viviendo, arrepentimientos de actos cobardes, de vacíos no llenados y llantos reprimidos, decidió una tarde de lluvia subir al edificio más alto de la ciudad, allí junto al abismo contemplando el vacío sintió una sensación de miedo y emoción, sonriendo entre lágrimas pensó en voz alta, así, se debe sentir cuando se hace el amor,  y se acercó más al precipicio y fue cuando su mente le decía ¡Al fin estás viviendo!, de sus ojos brotaban lágrimas gruesas y cálidas y de su boca salió un grito:

-         -  ¡Viva, al fin me siento viva!

Y se dejó caer mientras la adrenalina hacía palpitar su corazón, corazón que había estado latiendo sólo por la tristeza y la desilusión. Quién lo habría dicho, vivir mientras se está muriendo. Su sonrisa se aumentaba tanto como sus lágrimas, mientras su cabello volaba junto al viento y humedecido por la lluvia golpeaba sus labios y ella se preguntaba  para sí:

" ¿Es acaso así, como se siente un beso húmedo?"

 Pero no tuvo respuesta. Al observar la distancia que la separaba del suelo, recordó su infancia, sus padres, su colegio, sus compañeros de universidad, sus amores frustrados y volvió a gritar.

-        -  ¡libre y viva!; ¡libre y viva!, ya no sufriré más…

Su cuerpo cayó sobre el pavimento y su muerte fue instantánea, las personas que vieron su cadáver repetían aterrorizados:

-         -  En su rostro demacrado, se asomaba una increíble sonrisa.

Cuando vivir es morir y cuando morir es vivir. Basada en una historia real y de alguien muy cercano.













sábado, 17 de agosto de 2013

LUNA ROJA


COLOR ROJO INCAUTO,

COMO RUBOR EN MEJILLA DE ADOLESCENTE ENAMORADO,
EN TUS CRÁTERES SE AVIVA EL FUEGO,
¡OH! ASTRO NOCTURNO QUE DE MIS NOCHES ERES DUEÑO.


EN TU SEDA DE LUZ, DE MIEL,

SE TEJEN ODAS EN TORNO A TU FAZ ARDIENTE,
SOY ANCILA DEL CANDOR IMBORRABLE,
DEL LIENZO NEGRO, DONDE LAS ESTRELLAS,
COMO LAMPOS RESPLANDECIENTES,
ADORNAN TU FRAGANTE FRENTE.


ALCANZARTE UNA NOCHE, QUIERO,

ACURRUCARME EN TUS GRUTAS, DESEO,
OLVIDARME POR UN MOMENTO
DE MIS DELIRIOS Y PENSAMIENTOS.


SENTIRME LEJOS, AL TOCAR TU CIELO,
Y ENTRE NUBES Y SILENCIOS,
SER GUARDIANA DE TUS LÁGRIMAS DE SANGRE,
OCULTAS EN ESE ROJO INTENSO,
DE TAN IGNORADA FURIA,
QUE HACE TEMBLAR EL FIRMAMENTO, 
CADA NOCHE DE LUNA LLENA,
CUANDO LOS AMORES SE HACEN RECUERDOS.


martes, 6 de agosto de 2013

CIELO DE ESPUMA


CADA MAÑANA EL AZUL DEL CIELO ME DESPIERTA, PERO HOY ESE AZUL ESTA OCULTADO POR UNA DESCONCERTANTE CANTIDAD DE NUBES GRISES, QUE COMO ESPUMA SE DESPLIEGAN DELINEANDO LAS MONTAÑAS DISFRAZADAS TAMBIÉN DE NEBLINA FRÍA.

 ESA ESPUMA, ME RECUERDA, LA VEZ CUANDO JUNTOS COMPARTIMOS UNA CERVEZA Y AL BRINDAR, DICHA ESPUMA SE DESLIZÓ SUAVE POR LA BOTELLA HASTA TOCAR MI MANO, AL MISMO TIEMPO QUE LA TUYA CÁLIDA Y PROTECTORA LIMPIÓ CUIDADOSAMENTE LA MÍA, COMO CUANDO LA NEBLINA ROZA SUTILMENTE LA SILUETAS DE ESTAS MONTAÑAS QUE AHORA OBSERVO. 

ME PREGUNTO SI TU TAMBIÉN VES DIFERENTE ESTE CIELO QUE AUNQUE DISTANTE QUIERO CREER QUE ES EL MISMO, SI TE CUESTIONAS EL PORQUE DE TANTA NUBOSIDAD, Y QUE AÚN ASÍ EXTRAÑAMENTE NO LLUEVE. A VECES CREO QUE EL CIELO ESTA TRISTE, TAN TRISTE QUE SUS LÁGRIMAS NO LOGRAN ENCONTRAR SALIDA O SIMPLEMENTE NO DESEA QUE NADIE VEA SU DOLOR, Y DECIDE CUBRIRLO.

ESO TAMBIÉN ME TRAE A COLACIÓN, CUANDO EN ALGUNAS NOCHES LLORABA Y ME OCULTABA ENTRE MIS SÁBANAS PARA QUE NO ME VIERAS SOLLOZAR, Y TU CON ESA OBSTINADA CURIOSIDAD ME QUITABAS LAS SÁBANAS Y REPENTINAMENTE SIN YO SABER COMO LO HACÍAS BROTABA UNA SONRISA DE MI BOCA TAN OCUPADA POR LA MELANCOLÍA.

AHORA LENTAMENTE LAS NUBES COMIENZAN A MOVERSE PERO EL BLANCO ABRUMADOR NO SE VA, EL AZUL CADA VEZ SE VE MENOS, ASÍ COMO EL DÍA QUE ME DIJISTE ADIÓS, TU SILUETA SE ALEJABA LENTAMENTE Y POR MÁS QUE TRATABA DE ALCANZAR TU MANO, ESTA SE EVAPORABA EN LA LEJANÍA.

HOY LA ESPUMA DEL CIELO ES FIEL TESTIGO DE TU DISTANCIA, TAL VEZ QUIERA DECIRTE ALGO, MANDARTE UNA SEÑAL, CLARO, SI ES QUE POR ALGUNA CASUALIDAD TU TAMBIÉN LO ESTÁS OBSERVANDO COMO LO HAGO YO.





miércoles, 31 de julio de 2013

Voz de fuego

Sueños de murmullos candentes, 
atrapados en dormidos gemidos,
alertan mi alma incrédula, 
deseo seguir esas notas pasionales, 
de melodías cargadas con silencios apagados, 
con estruendos renovados, 
hacen  fiesta con mi sentir.

Sonetos mágicos enamoran espacios calmados,
Canciones sublimes de letras excitadas,
Invitan a danzar al ritmo de acentos pronunciados,
Nada lo puede evitar, perseguir esas voces,
De anhelado cantar.

Bocas subliminales invocando versos húmedos,
labios enamorados anuncian amores extasiados,
en compases pausados de lujuria eterna,
Esperando la calma de gritos envalentonados,
Y aún deseados por gargantas ardientes.

Vibraciones de frases desvergonzadas,
incitan mencionar nombres armoniosos,
que entre palabras obscenas,
LUNA ROJAUEGO,
¡OH! ASTRO NOCTURNO QUE DE MIS NOCHES ERES DUEÑO.


se transforman en vertiginosos sonidos...

Esos sonidos que despiertan el fruto más dulce de tu boca,

lunes, 29 de julio de 2013

VACÍO…


Aquí esperando lo que nunca vendrá,

Mi paciencia suicida,

Prefiere lanzarse al abismo,

Deseando chocar con el estúpido realismo,

Y así poder reaccionar.


Orgasmos reprimidos de felicidad se masturban,

Exprimiendo el deseo de la soledad,

Sentirme llena, amada y plena,

¿Es mucho pedir?, ¿es mucho desear?

El silencio habla y no trae consigo ninguna respuesta.



Ese beso, ese te quiero,

Tan ordinario y pasajero  para ti,

Es resurrección, es resurgir,

Para mi alma tan desolada y abrumada,

Por la terquedad de esta esperanza perdida.



Me burlo de lo patética que soy,

Y creo que tú, querido lector,

No eres la excepción,

Esta tonta “poesía” es mejor terminarla,

Y si se quiere olvidarla.



Sólo un consejo dejo…

Sí cuentas con la bendición de un buen amor,

Vívelo, disfrútalo y cultívalo,

No hay mayor tesoro,

El de sentirse, pensado, deseado, recordado y amado.



Lo dice alguien vacío,
Que ha vivido  sin el amor tan anhelado.













sábado, 20 de julio de 2013


ERES...

Fuiste el murmullo del viento
Entre las brisas del tiempo.

Fuiste rayo de luz,
Entre mi oscura soledad.

Fuiste lo eterno,
Entre la efímera enfermedad.

Fuiste color,
Entre el blanco y negro de mi fotografía vivida.

Fuiste silencio,
Entre la tempestad de mi orgullo.

Fuiste café,
Entre los cultivos áridos sin voz.

Fuiste veneno,
Entre mis sorbos caducados en copas de mi vicio.

Fuiste cometa,
Entre las nubes densas en mi cielo de sangre.

Fuiste el deseo,
Entre tanto pudor de besar tus labios de cristal.

Fuiste recuerdo,
Entre la esencia de la sutil experiencia.

... Eres el todo que adorna mi nada,
... Eres la nada que surca mi todo,
... Y ahora no estás conmigo.

  



jueves, 18 de julio de 2013


DIARIO DE UNA NOCHE CON SABOR A MELANCOLÍA.

Cuando el atardecer decide, agotado, marcharse en compañía de la luz, y la noche hace de su esplendor el anfitrión del manto oscurecido del cielo, mi cuerpo también cansado por la cotidianidad como cómplice del quehacer diario, exige su merecido descanso, haciendo presencia con la dispersión calmada de la masa corporal de mis piernas, brazos y cabeza, en esa cama fría y vacía de mi habitación, tan monótona, por ser la fiel observadora de la misma escena patética cada noche.

Ya en mi cama, acomodada por fin, con el talle de mis caderas en el blando colchón, la penumbra de una vieja y dañada lámpara de mesa, ilumina el reflejo de mi silueta en la pared, compadeciéndose de mí, al ser la única acompañante en el obstaculizado camino por la búsqueda del tal añorado sueño.

Al lado de esa tenue luz proveniente de la bombilla descubierta por el quebrado cristal, se alcanza a ver, la fotografía de una niña con mirada desafiante de desilusión y rabia con aquella mujer ya grande y madura, por haber olvidado esta, los sueños que una vez rondaban sus deseos y pensamientos, y como el sentido de culpabilidad no permite conciliar dicho dormir, prefiero voltear la mirada y encender música que apague en cierto modo tanto silencio agobiante y reflexivo, pero es claro que las melodías vociferadas por los parlantes que traen a consideración recuerdos que debieron haber sido olvidados días atrás, no son suficientes para conseguir la paz del descanso tan esquivo.

Así que, mejor decido continuar la lectura atrasada de un libro empolvado, donde se contiene una historia de amor, la cual nunca he logrado vivir, ni ser la protagonista central, pues hasta el momento no se ha escrito en mi vida un poco aburrida, y quizás nunca se escriba. No menciono el nombre del libro, no quiero parecer una romántica empedernida.

Después de varias líneas leídas, mis ojos se sitúan y paran en la palabra “amor” y repentinamente huyen de la página para enfocarse extrañamente en la ventana de marco verde, de donde se logra divisar el cielo reinado por la luna y su corte celestial de estrellas y más a lo lejos, se ven luces encendidas de hogares aún despiertos. De un momento a otro la lectura pierde su importancia, pues mi pensamiento navega perdido en recuerdos de hechos que pudieron ser, pero al final no fueron. La nostalgia inicia depositándose en los rincones del alma, la confusión, la tristeza y la realidad entablan su juego y siempre logran ganar, triunfo revelado por dos gruesas y frías lágrimas que sobresalen de mis pupilas y recorren descaradamente mis blancas mejillas, cuya meta final es mi almohada que termina siendo más bien una esponja absorbente.

En ese instante miserable, los recuerdos de amores no correspondidos, no comprendidos y aquellos considerados perdidos, comienzan a tomar vida, y pasan en frente de mi mente como una película reflejada en mis ojos húmedos y entre cada parpadeo, tu rostro, ese rostro inolvidable, se asoma como un fantasma de porcelana que consigue hacer añicos mi baja autoestima, me siento no recordada, no deseada, no amada, haciendo que maldiga mil veces mi infinita soledad.

No queda más remedio que buscar consuelo apretujando mis manos contra la almohada,  deformada, por la fuerza proveniente de esa rabia por no tenerte aquí conmigo, y húmeda, de tantas lágrimas derramadas porque tu no vienes y me sacas de esta habitación envenenada de tanta melancolía.

Así entre el cansancio de los sollozos invitados, y recuerdos imprudentes, alcanzo a tocar el sueño y mis ojos poco a poco se logran cerrar, dejándome relejar entre los brazos de Morfeo. 
Mañana simplemente será un día normal y la sonrisa disfrazará una vez más la tristeza, esa tristeza que cada noche sale a manipular mi pensar y mi sentir.



lunes, 8 de julio de 2013

DEJARNOS


Tal vez no entenderás mi silencio,
Que trata de esconderse entre estos inútiles versos,
Quizás me odies por mi indiferencia,
Haciendo tu espera desdichada y desecha.

No trataré de remediar tu dolor,
Es mejor decir adiós.
Antes de cometer un grave error,
Imperdonable a mi consciencia y a tu razón.

No me preguntes el porqué.
Quizás ya no deseo tu querer,
Quizás no soy digna de tu merecer,
¡No, no digas nada!... no me harás cambiar de parecer,
Tus palabras sólo quedarán en el ayer.

Me odias, lo sé,
No trataré de disculpar mi poco interés,
Pero no te quiero junto a mi piel.
Ya es en vano suponer,
Lo maravilloso que hubiera podido ser.

Olvidarme es la mejor opción,
Como yo he olvidado tu corazón,
¡No!, no me detengas por el afán y el desazón,
Producido por tu rota ilusión.

Encontrarás el amor,
Esa persona que te haga sentir y ser mejor,
Pero esa no soy yo,
Déjame ir, ya, por favor.

No me busques, no me llames,
El tiempo curará tu sed,
Y la lejanía y la distancia ayudarán también.
,
Te digo adiós una vez más, sin parecer insistente.
Sólo has mi voz invisible en tu mente.
Es la realidad, no un sueño repítelo siempre.

Ya no soy tu dueña, ya no eres mi dueño,
Encontrarás paz en otro lecho,
Sin necesidad de tener mi cálido pecho.

Sólo resta por decir...
Olvídame y yo te recordaré,
Recuérdame y yo te olvidaré. 



                                                

jueves, 4 de julio de 2013

SOLEDAD


SOLEDAD ES ESE VACÍO
DE FRÍO,
DONDE NADA, NI TU MISMO,
PUEDES CUBRIR.

SOLEDAD ES TENER
UN RÍO DE COSAS A TU ALCANCE,
PERO NADA TE SATISFACE.

ES VAGAR EN LA NADA,
SIN SABER DONDE ESTÁS,
SIN SENTIR FELICIDAD,
SIN SENTIR NOSTALGIA.

NO ES MAS QUE MORIR SIN MORIR,
VIVIR CON LOS OJOS CERRADOS,
BEBER SIN SED,
PERDER SIN JUGAR.

ES ABANDONAR AL ABANDONADO,
CAER EN UNA PESADILLA ESTANDO DESPIERTO,
ES NACER SIN SER RECIBIDO,
MORIR SIN SER LLORADO.

SOLEDAD ES OLVIDO,
RECUERDO PERTURBADO,
SOLEDAD ES CANSANCIO,
REFLEJO BORRADO.

ENCONTRAR LO NO PERDIDO,
PERDER LO YA ENCONTRADO,
CANTAR EN UN DESIERTO,
CALLAR EN UN BULLICIO...

SEGUIR AUNQUE DESFALLEZCAS,
DESPERTAR AUNQUE PREFERIRÍAS SEGUIR DORMIDO,
CAMINAR POR LA SENDA SIN RECOMPENSA,
NO DEJAR DE SONREÍR.
AUNQUE QUISIERAS LLORAR.







lunes, 1 de julio de 2013

¿Y me preguntas de dónde vengo?


Vengo de donde hay reflejos de tus raíces,
Donde el sudor de tus aromas, 
Hacen a mi tierra fértil, soñar.

Vengo de las manos ajadas, por las caricias desperdiciadas,
Allí donde se esconde tu tierna calidez,                                          
De tomar mi frágil ser.

Vengo de sorbos mezclados con la saliva de tu sabor,
Vengo y voy en las papilas de tu lengua.
Quisiera ser lo que disfrutan tus delicias.

Vengo del movimiento lento y pausado de tus piernas,
De ese compás que hace danzar, tus huellas,
Sobre el camino de mis destinos.

Vengo del infierno de tu alma encendida,
De remordimientos ignorados, de pecados olvidados,
Soy la sombra de salvación de tus pensamientos 
Donde quiero vivir, morir y resurgir.

Y... aún así me preguntas ¿De dónde vengo?
Es simple vengo de tu roto corazón.



domingo, 30 de junio de 2013

Tu Adiós



Tu adiós, es morir de sed,
Teniendo cerca el agua de la fe.

Tu adiós es llorar de angustia otoñal,

Sin hacer brotar lágrimas de sal.
LUNA ROJAUEGO,
¡OH! ASTRO NOCTURNO QUE DE MIS NOCHES ERES DUEÑO.



Tu adiós es ahogarse de miedo,

En un río de mar seco.

Tu adiós es cantar una triste melodía,

LUNA ROJAUEGO,
¡OH! ASTRO NOCTURNO QUE DE MIS NOCHES ERES DUEÑO.


Por medio de una garganta muda y vacía.

Tu adiós es dormir desesperada,

Despertando en la misma pesadilla como realidad no deseada.

Tu adiós es navegar sin rumbo,

en un mar de cemento gris y duro.

Por eso prefiero guardar mis despedidas,

Y esperar en silencio...

No eres más que un hombre impulsivo, y quizás aburrido,

El cuál se despide con la mano de un niño, triste y desconsolado,
Esperando que yo lo detenga e impida su partida de mi lado...






miércoles, 26 de junio de 2013



DISTORSIÓN...


Entre metales retorcidos de casas abandonadas,
Sombras deformadas resurgen entre matices grises,
 Y sueños ajenos en almas robadas,
Alientan  mentes distorsionadas por los recuerdos tristes.


Callejones baldíos con esperanzas rotas,
Denotan silencios robados y desesperados
Queriendo manchar el color de las rosas,
En pensamientos confusos y dislocados.


Ventanas sollozantes reflejan aberraciones cesantes, 
Ilusiones translocadas
Vigilan atentas los pasos andantes
Mientras aromas distorsionados calman  heridas cansadas. 


Días eternos en barrios desolados
Van divagando mis tormentosos anhelos,
Tratando de encontrar consuelo,
En estos locos  y distorsionados versos.