miércoles, 31 de julio de 2013

Voz de fuego

Sueños de murmullos candentes, 
atrapados en dormidos gemidos,
alertan mi alma incrédula, 
deseo seguir esas notas pasionales, 
de melodías cargadas con silencios apagados, 
con estruendos renovados, 
hacen  fiesta con mi sentir.

Sonetos mágicos enamoran espacios calmados,
Canciones sublimes de letras excitadas,
Invitan a danzar al ritmo de acentos pronunciados,
Nada lo puede evitar, perseguir esas voces,
De anhelado cantar.

Bocas subliminales invocando versos húmedos,
labios enamorados anuncian amores extasiados,
en compases pausados de lujuria eterna,
Esperando la calma de gritos envalentonados,
Y aún deseados por gargantas ardientes.

Vibraciones de frases desvergonzadas,
incitan mencionar nombres armoniosos,
que entre palabras obscenas,
LUNA ROJAUEGO,
¡OH! ASTRO NOCTURNO QUE DE MIS NOCHES ERES DUEÑO.


se transforman en vertiginosos sonidos...

Esos sonidos que despiertan el fruto más dulce de tu boca,

lunes, 29 de julio de 2013

VACÍO…


Aquí esperando lo que nunca vendrá,

Mi paciencia suicida,

Prefiere lanzarse al abismo,

Deseando chocar con el estúpido realismo,

Y así poder reaccionar.


Orgasmos reprimidos de felicidad se masturban,

Exprimiendo el deseo de la soledad,

Sentirme llena, amada y plena,

¿Es mucho pedir?, ¿es mucho desear?

El silencio habla y no trae consigo ninguna respuesta.



Ese beso, ese te quiero,

Tan ordinario y pasajero  para ti,

Es resurrección, es resurgir,

Para mi alma tan desolada y abrumada,

Por la terquedad de esta esperanza perdida.



Me burlo de lo patética que soy,

Y creo que tú, querido lector,

No eres la excepción,

Esta tonta “poesía” es mejor terminarla,

Y si se quiere olvidarla.



Sólo un consejo dejo…

Sí cuentas con la bendición de un buen amor,

Vívelo, disfrútalo y cultívalo,

No hay mayor tesoro,

El de sentirse, pensado, deseado, recordado y amado.



Lo dice alguien vacío,
Que ha vivido  sin el amor tan anhelado.













sábado, 20 de julio de 2013


ERES...

Fuiste el murmullo del viento
Entre las brisas del tiempo.

Fuiste rayo de luz,
Entre mi oscura soledad.

Fuiste lo eterno,
Entre la efímera enfermedad.

Fuiste color,
Entre el blanco y negro de mi fotografía vivida.

Fuiste silencio,
Entre la tempestad de mi orgullo.

Fuiste café,
Entre los cultivos áridos sin voz.

Fuiste veneno,
Entre mis sorbos caducados en copas de mi vicio.

Fuiste cometa,
Entre las nubes densas en mi cielo de sangre.

Fuiste el deseo,
Entre tanto pudor de besar tus labios de cristal.

Fuiste recuerdo,
Entre la esencia de la sutil experiencia.

... Eres el todo que adorna mi nada,
... Eres la nada que surca mi todo,
... Y ahora no estás conmigo.

  



jueves, 18 de julio de 2013


DIARIO DE UNA NOCHE CON SABOR A MELANCOLÍA.

Cuando el atardecer decide, agotado, marcharse en compañía de la luz, y la noche hace de su esplendor el anfitrión del manto oscurecido del cielo, mi cuerpo también cansado por la cotidianidad como cómplice del quehacer diario, exige su merecido descanso, haciendo presencia con la dispersión calmada de la masa corporal de mis piernas, brazos y cabeza, en esa cama fría y vacía de mi habitación, tan monótona, por ser la fiel observadora de la misma escena patética cada noche.

Ya en mi cama, acomodada por fin, con el talle de mis caderas en el blando colchón, la penumbra de una vieja y dañada lámpara de mesa, ilumina el reflejo de mi silueta en la pared, compadeciéndose de mí, al ser la única acompañante en el obstaculizado camino por la búsqueda del tal añorado sueño.

Al lado de esa tenue luz proveniente de la bombilla descubierta por el quebrado cristal, se alcanza a ver, la fotografía de una niña con mirada desafiante de desilusión y rabia con aquella mujer ya grande y madura, por haber olvidado esta, los sueños que una vez rondaban sus deseos y pensamientos, y como el sentido de culpabilidad no permite conciliar dicho dormir, prefiero voltear la mirada y encender música que apague en cierto modo tanto silencio agobiante y reflexivo, pero es claro que las melodías vociferadas por los parlantes que traen a consideración recuerdos que debieron haber sido olvidados días atrás, no son suficientes para conseguir la paz del descanso tan esquivo.

Así que, mejor decido continuar la lectura atrasada de un libro empolvado, donde se contiene una historia de amor, la cual nunca he logrado vivir, ni ser la protagonista central, pues hasta el momento no se ha escrito en mi vida un poco aburrida, y quizás nunca se escriba. No menciono el nombre del libro, no quiero parecer una romántica empedernida.

Después de varias líneas leídas, mis ojos se sitúan y paran en la palabra “amor” y repentinamente huyen de la página para enfocarse extrañamente en la ventana de marco verde, de donde se logra divisar el cielo reinado por la luna y su corte celestial de estrellas y más a lo lejos, se ven luces encendidas de hogares aún despiertos. De un momento a otro la lectura pierde su importancia, pues mi pensamiento navega perdido en recuerdos de hechos que pudieron ser, pero al final no fueron. La nostalgia inicia depositándose en los rincones del alma, la confusión, la tristeza y la realidad entablan su juego y siempre logran ganar, triunfo revelado por dos gruesas y frías lágrimas que sobresalen de mis pupilas y recorren descaradamente mis blancas mejillas, cuya meta final es mi almohada que termina siendo más bien una esponja absorbente.

En ese instante miserable, los recuerdos de amores no correspondidos, no comprendidos y aquellos considerados perdidos, comienzan a tomar vida, y pasan en frente de mi mente como una película reflejada en mis ojos húmedos y entre cada parpadeo, tu rostro, ese rostro inolvidable, se asoma como un fantasma de porcelana que consigue hacer añicos mi baja autoestima, me siento no recordada, no deseada, no amada, haciendo que maldiga mil veces mi infinita soledad.

No queda más remedio que buscar consuelo apretujando mis manos contra la almohada,  deformada, por la fuerza proveniente de esa rabia por no tenerte aquí conmigo, y húmeda, de tantas lágrimas derramadas porque tu no vienes y me sacas de esta habitación envenenada de tanta melancolía.

Así entre el cansancio de los sollozos invitados, y recuerdos imprudentes, alcanzo a tocar el sueño y mis ojos poco a poco se logran cerrar, dejándome relejar entre los brazos de Morfeo. 
Mañana simplemente será un día normal y la sonrisa disfrazará una vez más la tristeza, esa tristeza que cada noche sale a manipular mi pensar y mi sentir.



lunes, 8 de julio de 2013

DEJARNOS


Tal vez no entenderás mi silencio,
Que trata de esconderse entre estos inútiles versos,
Quizás me odies por mi indiferencia,
Haciendo tu espera desdichada y desecha.

No trataré de remediar tu dolor,
Es mejor decir adiós.
Antes de cometer un grave error,
Imperdonable a mi consciencia y a tu razón.

No me preguntes el porqué.
Quizás ya no deseo tu querer,
Quizás no soy digna de tu merecer,
¡No, no digas nada!... no me harás cambiar de parecer,
Tus palabras sólo quedarán en el ayer.

Me odias, lo sé,
No trataré de disculpar mi poco interés,
Pero no te quiero junto a mi piel.
Ya es en vano suponer,
Lo maravilloso que hubiera podido ser.

Olvidarme es la mejor opción,
Como yo he olvidado tu corazón,
¡No!, no me detengas por el afán y el desazón,
Producido por tu rota ilusión.

Encontrarás el amor,
Esa persona que te haga sentir y ser mejor,
Pero esa no soy yo,
Déjame ir, ya, por favor.

No me busques, no me llames,
El tiempo curará tu sed,
Y la lejanía y la distancia ayudarán también.
,
Te digo adiós una vez más, sin parecer insistente.
Sólo has mi voz invisible en tu mente.
Es la realidad, no un sueño repítelo siempre.

Ya no soy tu dueña, ya no eres mi dueño,
Encontrarás paz en otro lecho,
Sin necesidad de tener mi cálido pecho.

Sólo resta por decir...
Olvídame y yo te recordaré,
Recuérdame y yo te olvidaré. 



                                                

jueves, 4 de julio de 2013

SOLEDAD


SOLEDAD ES ESE VACÍO
DE FRÍO,
DONDE NADA, NI TU MISMO,
PUEDES CUBRIR.

SOLEDAD ES TENER
UN RÍO DE COSAS A TU ALCANCE,
PERO NADA TE SATISFACE.

ES VAGAR EN LA NADA,
SIN SABER DONDE ESTÁS,
SIN SENTIR FELICIDAD,
SIN SENTIR NOSTALGIA.

NO ES MAS QUE MORIR SIN MORIR,
VIVIR CON LOS OJOS CERRADOS,
BEBER SIN SED,
PERDER SIN JUGAR.

ES ABANDONAR AL ABANDONADO,
CAER EN UNA PESADILLA ESTANDO DESPIERTO,
ES NACER SIN SER RECIBIDO,
MORIR SIN SER LLORADO.

SOLEDAD ES OLVIDO,
RECUERDO PERTURBADO,
SOLEDAD ES CANSANCIO,
REFLEJO BORRADO.

ENCONTRAR LO NO PERDIDO,
PERDER LO YA ENCONTRADO,
CANTAR EN UN DESIERTO,
CALLAR EN UN BULLICIO...

SEGUIR AUNQUE DESFALLEZCAS,
DESPERTAR AUNQUE PREFERIRÍAS SEGUIR DORMIDO,
CAMINAR POR LA SENDA SIN RECOMPENSA,
NO DEJAR DE SONREÍR.
AUNQUE QUISIERAS LLORAR.







lunes, 1 de julio de 2013

¿Y me preguntas de dónde vengo?


Vengo de donde hay reflejos de tus raíces,
Donde el sudor de tus aromas, 
Hacen a mi tierra fértil, soñar.

Vengo de las manos ajadas, por las caricias desperdiciadas,
Allí donde se esconde tu tierna calidez,                                          
De tomar mi frágil ser.

Vengo de sorbos mezclados con la saliva de tu sabor,
Vengo y voy en las papilas de tu lengua.
Quisiera ser lo que disfrutan tus delicias.

Vengo del movimiento lento y pausado de tus piernas,
De ese compás que hace danzar, tus huellas,
Sobre el camino de mis destinos.

Vengo del infierno de tu alma encendida,
De remordimientos ignorados, de pecados olvidados,
Soy la sombra de salvación de tus pensamientos 
Donde quiero vivir, morir y resurgir.

Y... aún así me preguntas ¿De dónde vengo?
Es simple vengo de tu roto corazón.