sábado, 17 de agosto de 2013

LUNA ROJA


COLOR ROJO INCAUTO,

COMO RUBOR EN MEJILLA DE ADOLESCENTE ENAMORADO,
EN TUS CRÁTERES SE AVIVA EL FUEGO,
¡OH! ASTRO NOCTURNO QUE DE MIS NOCHES ERES DUEÑO.


EN TU SEDA DE LUZ, DE MIEL,

SE TEJEN ODAS EN TORNO A TU FAZ ARDIENTE,
SOY ANCILA DEL CANDOR IMBORRABLE,
DEL LIENZO NEGRO, DONDE LAS ESTRELLAS,
COMO LAMPOS RESPLANDECIENTES,
ADORNAN TU FRAGANTE FRENTE.


ALCANZARTE UNA NOCHE, QUIERO,

ACURRUCARME EN TUS GRUTAS, DESEO,
OLVIDARME POR UN MOMENTO
DE MIS DELIRIOS Y PENSAMIENTOS.


SENTIRME LEJOS, AL TOCAR TU CIELO,
Y ENTRE NUBES Y SILENCIOS,
SER GUARDIANA DE TUS LÁGRIMAS DE SANGRE,
OCULTAS EN ESE ROJO INTENSO,
DE TAN IGNORADA FURIA,
QUE HACE TEMBLAR EL FIRMAMENTO, 
CADA NOCHE DE LUNA LLENA,
CUANDO LOS AMORES SE HACEN RECUERDOS.


martes, 6 de agosto de 2013

CIELO DE ESPUMA


CADA MAÑANA EL AZUL DEL CIELO ME DESPIERTA, PERO HOY ESE AZUL ESTA OCULTADO POR UNA DESCONCERTANTE CANTIDAD DE NUBES GRISES, QUE COMO ESPUMA SE DESPLIEGAN DELINEANDO LAS MONTAÑAS DISFRAZADAS TAMBIÉN DE NEBLINA FRÍA.

 ESA ESPUMA, ME RECUERDA, LA VEZ CUANDO JUNTOS COMPARTIMOS UNA CERVEZA Y AL BRINDAR, DICHA ESPUMA SE DESLIZÓ SUAVE POR LA BOTELLA HASTA TOCAR MI MANO, AL MISMO TIEMPO QUE LA TUYA CÁLIDA Y PROTECTORA LIMPIÓ CUIDADOSAMENTE LA MÍA, COMO CUANDO LA NEBLINA ROZA SUTILMENTE LA SILUETAS DE ESTAS MONTAÑAS QUE AHORA OBSERVO. 

ME PREGUNTO SI TU TAMBIÉN VES DIFERENTE ESTE CIELO QUE AUNQUE DISTANTE QUIERO CREER QUE ES EL MISMO, SI TE CUESTIONAS EL PORQUE DE TANTA NUBOSIDAD, Y QUE AÚN ASÍ EXTRAÑAMENTE NO LLUEVE. A VECES CREO QUE EL CIELO ESTA TRISTE, TAN TRISTE QUE SUS LÁGRIMAS NO LOGRAN ENCONTRAR SALIDA O SIMPLEMENTE NO DESEA QUE NADIE VEA SU DOLOR, Y DECIDE CUBRIRLO.

ESO TAMBIÉN ME TRAE A COLACIÓN, CUANDO EN ALGUNAS NOCHES LLORABA Y ME OCULTABA ENTRE MIS SÁBANAS PARA QUE NO ME VIERAS SOLLOZAR, Y TU CON ESA OBSTINADA CURIOSIDAD ME QUITABAS LAS SÁBANAS Y REPENTINAMENTE SIN YO SABER COMO LO HACÍAS BROTABA UNA SONRISA DE MI BOCA TAN OCUPADA POR LA MELANCOLÍA.

AHORA LENTAMENTE LAS NUBES COMIENZAN A MOVERSE PERO EL BLANCO ABRUMADOR NO SE VA, EL AZUL CADA VEZ SE VE MENOS, ASÍ COMO EL DÍA QUE ME DIJISTE ADIÓS, TU SILUETA SE ALEJABA LENTAMENTE Y POR MÁS QUE TRATABA DE ALCANZAR TU MANO, ESTA SE EVAPORABA EN LA LEJANÍA.

HOY LA ESPUMA DEL CIELO ES FIEL TESTIGO DE TU DISTANCIA, TAL VEZ QUIERA DECIRTE ALGO, MANDARTE UNA SEÑAL, CLARO, SI ES QUE POR ALGUNA CASUALIDAD TU TAMBIÉN LO ESTÁS OBSERVANDO COMO LO HAGO YO.