domingo, 27 de octubre de 2013


" LA ILUSIÓN ES LA HERMANA MAYOR DEL DESENGAÑO" OLIVER WENDELL HOLMES


¿Qué sabes tú de ilusión,
Sí pretendes llenar tu insípido vacío,
Con las ilusiones de otras mil almas?

Mi infierno, es saberte ajeno,
El tuyo no sentir ilusión,
Eres lamento insatisfecho de recuerdos desechos.

Siempre serás incógnita sin respuesta,
podría ser yo esa respuesta,
Pero le temes tanto al amor, que te aferras a la mentira.

¿Qué sabes tú de ilusión?
Si tus noches buscan mi alejada compañía,
Mientras tus pensamientos jalonean ese recuerdo apodado "Ella".

Seguiré amándote en silencio,
Aunque tus palabras insistan en estar,
Y confíen en que mi dolor cobijará tu desilusión.

Pensaré en ti, cada mañana,
Cuando mi café se enfríe,
Y tu irreal ilusión crea que me necesite.

¿Qué sabes tú de ilusión,
Si mi ilusión no es suficiente,
Y no te esfuerzas en amar lo que ya está amado?

Tus heridas estarán siempre abiertas,
Esperando que esas miles de almas te cubran con sus alas,
Mientras te deleitas insatisfecho en esas alas desgastadas y rotas...




lunes, 14 de octubre de 2013


¿PARA QUÉ ESCRIBIR?



¿Para qué escribir?
Sin las curvas de tu mirada,
Sin la desnudez de tu dolor,
Sin el frío de tu invierno.

¿Para qué escribir?
Si tu nostalgia esclaviza mi existencia,
Si tu soledad arremete contra mis posibilidades,
Si tu distancia abraza sutilmente mi añoranza rota.

¿Para qué escribir?
Con tu apatía como coraza impenetrable,
Con tu silencio como escondite de mi valentía,
Con tu olvido como pincel que desdibuja mi esperanza.

¿Para qué escribir?
Cuando tus labios discriminan mis besos,
Cuando tu piel es punzante camino de sufrimiento,
Cuando tu desapego hace vacilar mi poesía.

¿Para qué escribir?...
Mi lápiz te clama,
Mi tinta te llama,
Y tú como hoja en blanco vuelas,
Dejándome en las fauces de esta inservible inspiración.




lunes, 7 de octubre de 2013


TU SILENCIO.

No digas que me amas, 
Si, aún no ves como la luna te clama,
Si, mi verano no lo sientes en tu espalda,
Si, la verdad te duele en el alma.

Deja de decirlo,
Prefiero tu silencio,
Que aunque lastima su misterio,
Es más dulce el dolor en ese mudo destello.

Mis manos despiertan caricias en tu boca,
Pero tus palabras son veneno que las moja,
Rajan mis certezas y las vuelven sombras,
Se funden en el mar de la duda y en su falsedad se ahogan.

Labios liberando mentiras,
De tus pensamientos se inspiran,
Se hacen en mi mente infame poesía,
Atravesando mi vida con su hiriente ironía.

¡Enmudece ya!
Sepulta esta necedad,
Es tu silencio, el que disfraza tu maldita ansiedad,
Y me hace respirar mi inocente realidad.