jueves, 7 de agosto de 2014



TRISTEZA...


Fue mucho lo que borré para comenzar a escribir esto, y es que a pesar de que te borre mil veces, te reapareces entre mi sonrisa y entre mis dedos que se cansan de sostener tanta tristeza.

Y es que la tristeza, te da más cielo donde volar, pero menos alas con que alcanzar lo que se perdió ya; te hace celebrar con lágrimas la soledad; te hace sentir dueño de cada escombro que quiere caerse en el vacío de unas alas rotas; te hace amar el desamor de unos ojos tristes; te hace bello entre tanta oscuridad, ¿y para qué ser bello, dónde no te pueden mirar?

Ahora después de tanto borrar, escribo, tal vez para que leas mi tristeza y para que la tuya quiera venir a mis brazos cerrados, remiende un "te amo" y abra mi alma olvidada. ¡Si!, porque la tristeza te recuerda como se olvida un alma, como se esconde entre la sangre de una herida, los abrazos que se deshacen en suspiros que se quedan en el aire y nadie los reclama como suyos.

¡Si!, porque la tristeza te da resignación y te hace deleitar en los ojos cerrados de una mirada ignorada, te conforta para que te quedes en silencio, mientras el viento se lleva lo que las grietas internas gimen y gritan en el eco adormecido de un "te quiero".

Pero después de tanto escribir, me siento tan invisible en tus letras, que aunque le escriban a ella, me borran a mí; que aunque la amen a ella, me olvidan a mí, porque ahí es cuando mi tristeza suplica un recuerdo, porque no soy más que eso, un simple recuerdo cuando ya no te queda nada que pensar, cuando no te queda nada porque llorar.

Quizás ya no tenga sentido sino la tristeza en esta vida de paredes ajadas y ventanas empolvadas; quizás solo importe llorar para sentirse amado, para sentirse vivo y guardar lo más preciado, nuestras lágrimas, como lo único que nos queda.


Y es que se te olvida mi tristeza; y es que nunca te he tenido, pero me estás perdiendo; y es que hay algo que siempre me espera, para recordarme como se olvida un alma y ese algo es mi tristeza.


Y al final de todo, son solo letras que borrará el tiempo, pero jamás borrarán mi tristeza; palabras que escribiré cuando me borren tus olvidos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario