jueves, 15 de diciembre de 2016



PERMANECERÁS...

Permanecer, esa inmortalidad,
aunque la muerte te abra los brazos,
aunque el olvido se empeñe en ser tu destino,
aunque te lleves hasta el último espacio,
permanecer, esa presencia estando ausente.

Es seguir viviendo en eso que aún está
en lo que una vez fue
y siempre estará, para seguir siendo.
Esa eternidad en muertes efímeras,
en respiros cortos, pero que alargan la existencia.

Y es que al permanecer,
el tiempo se vuelve un arrebato de infinitos que no suelta,
pero que a su vez se convierte en las alas
de una inmensa libertad
que mueve latidos y te invita a quedar.

Y eso eres tú, lo que prevalece
cuando todo es nada,
cuando los abismos son el único hogar,
cuando la soledad rompe el reloj,
y la arena hace de mí, un árido desierto.

Tú, lo que permanece incluso después de mí,
incluso después de nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario